miércoles, 19 de noviembre de 2014

ARTISTAS EN EL PURGATORIO



Por Aldo Menéndez


 Portada del libro Artists in Purgatory, ilustrada por Carlos Cárdenas.



La salida de un libro como Artists in Purgatory, publicado por Alianza de Arte Cubano (Florida), es un acontecimiento porque viene a llenar cierto vacío editorial en cuanto a análisis y presentación de un importante fenómeno de las artes visuales cubanas: ocuparse de artistas que desde su instalación fuera de Cuba nunca han sido relacionados de este modo. El último esfuerzo valioso en tal sentido fue Fuera de Cuba (Outside Cuba, 1987).



El principal gestor de Artists in Purgatory, Jorge Reynardus (1944), propició el estudio, partiendo de su colección particular de pintura, dibujo y fotografía, entre otros medios. “Las piezas colgadas en las paredes pasaron a ser una forma ordenada de abordar este proyecto, sugerido por el pintor y entrañable amigo Carlos Cárdenas”, explica Reynardus, quien antes de coleccionar arte cubano tuvo que enamorarse de la mayor de las Antillas, habiendo nacido en Ciudad de Panamá, de madre cubana y padre panameño.



 Carlos González, Galaxia espiral, 2005, Acero inoxidable pintado.





En sus años habaneros, la isla lo caló tan hondo que cualquiera diría que nació allí. Así, cuando llegó a Estados Unidos en 1961 se sintió y actuó como cualquier emigrante cubano. Muy pronto se ubicó en Nueva York, en el mundo empresarial y de la publicidad, llegando a ser considerado una figura de éxito al frente de la Agencia Reynardus + Moya, destacado referente al servicio de trasnacionales y firmas hispanas. Lo aprendido en el sector comercial en materia de metodología científica e investigativa lo volcó en esta nueva empresa.



El libro se plantea interactuar con un período específico, a partir de los años 1990, con la odisea individual y colectiva de artistas cubanos que abandonaron el país, estableciéndose en el extranjero, protagonizada por más de un centenar de ellos, de distintas promociones porque no es un evento exclusivo de la generación de los 1980 sino de los que alcanzaron su mayor protagonismo dentro de la nación, entre 1975 y 1990. También se recoge el trabajo de otros que se dieron a conocer después, fuera de la isla.



Numerosos integrantes de la colección y el libro, al infiltrarse a través de distintas fronteras, reflejan en sus obras una respuesta individual a esos acontecimientos con diversos grados de madurez y aceptación por parte del mercado. “No buscamos fijar valores comerciales”, subraya Reynardus. “Preferimos entender las transformaciones y alternativas que surgen al emigrar. Siento una íntima conexión con la experiencia de estos talentos, que llevan a cuestas sus orígenes y por el drama que tienen que enfrentar al funcionar dentro de otras culturas”.



 José Franco. Ten cuidado con esa hacha, 2009. Acrílico tela.





A través de los distintos textos, el libro explora la situación del arte en la Cuba que dejaban atrás. Los que escriben son entre otros, prestigiosos críticos y galeristas, como Ricardo Pau Llosa, Janet Batet, Gerardo Mosquera, Dennys Matos, Nina Menocal y Silvia Pedraza; esta última destacada socióloga de la Universidad de Michigan, que interroga directamente a determinados artistas, obteniendo imprescindibles testimonios. La introducción es del propio Reynardus y el prólogo del premio Pulitzer de novela 1996, el famoso escritor norteamericano William Kennedy. Todo ilustrado con fotografías y otros materiales documentales hasta ahora inéditos. Las obras reproducidas corresponden a más de setenta creadores, que van desde muy reconocidos como José Bedia, Alejandro Aguilera, Gory, Julio Antonio, Leandro Soto, Mario García Joya (Mayito), Humberto Castro y Pedro Vizcaino, hasta figuras emergentes como Ismael Peralta o Renelio Marin.




Aldo Menéndez pintor, crítico de arte y curador. 

artsituation@gmail.com. www.aldomenendez.com.




(publicado en El Nuevo Herald, 11/15/2014 )



http://www.elnuevoherald.com/vivir-mejor/artes-letras/article3718044.html






2 comentarios:

  1. Mata donde puedo encontrar el libro. Gracias por la informacion

    ResponderEliminar
  2. Mi gente, la misma pregunta donde se puede comprar el libro.

    ResponderEliminar